Cómo elegir una buena almohada

Uno de los elementos imprescindibles para tener una buena salud es dormir adecuadamente. Esto significa descansar ocho horas y hacerlo de una forma reparadora. Y, para ello, es imprescindible tener la mejor almohada. Por ello, hoy, hablamos de cómo elegir una buena almohada para ti.

 

¿Por qué es importante contar con una buena almohada?

Cómo elegir una almohada

Contar con una buena almohada es algo imprescindible para tener un mejor estado de salud a todos los niveles. Al fin y al cabo, es el elemento en el que apoyamos la cabeza durante cerca de ocho horas cada día…

En el caso de que no tengas una buena almohada y no te preocupes por este aspecto, es posible que sufras alguno o varios de estos problemas de salud:

  1. Mala circulación de la sangre.
  2. Dolores en las extremidades superiores.
  3. Problemas para respirar.
  4. Ronquidos y silbidos.
  5. Dolores de cuello, espalda y hombros.

Por lo tanto, merece la pena dedicar un poco de tiempo a este tema y elegir aquella almohada que mejor servicio vaya a hacerte. Si con ello evitas uno o más de estos problemas, es algo que merece mucho la pena.

 

¿Cómo elegir una buena almohada para dormir?

A la hora de elegir una buena almohada para dormir, tienes que pensar en la postura que usas para dormir normalmente, pero también en la complexión física que tienes. Estos dos aspectos son muy relevantes para elegir bien tu almohada.

Cuando nos acostamos, la columna vertebral debe quedar completamente recta. Esto significa que la cabeza debe quedar a una altura tal que las cervicales mantengan una línea recta respecto a las demás vértebras de la columna.

Huelga decir que es imprescindible dormir con almohada. De hecho, dormir sin almohada es como si estuvieras toda la jornada laboral con la cabeza doblada hacia tu hombro. Naturalmente, esto no es bueno en absoluto.

Ahora, veamos algunas formas de elegir tu almohada:

 

Almohada según el material

Lo primero que puedes hacer es elegir la almohada que te guste según el material en el que se ha fabricado. Y, aquí, tienes tres opciones diferentes:

  1. Fibra: La fibra es un material cómodo, fresco y transpirable. Como permite una mejor circulación de aire, favorece mucho la absorción de humedad. Además, se puede lavar y, por lo tanto, se trata de una almohada que mantiene muy bien la higiene.
  2. Viscoelástica: La almohada viscoelástica es aquella que se adapta a la forma de la cabeza y es termosensible. En general, estas son las mejores almohadas, porque permiten un mejor descanso a todos los niveles.
  3. Látex: Por último, están las de látex, que son suaves y agradables, y que permite una ventilación e higiene espectaculares gracias a su estructura interna de células abiertas.

 

Almohada según la postura

Otra forma de elegir la almohada que necesitas es según la postura en la que sueles dormir. Naturalmente, no es lo mismo dormir boca abajo que de lado, y, por ello, es importante que elijas aquella almohada que mejor se adapta a tus características:

  1. Boca abajo: Si duermes boca abajo, se recomienda que la almohada que utilices sea blanda y fina, porque las duras dificultan la respiración y aprietan la garganta. Eso sí, aunque sea blanda, asegúrate de que alinea bien tus cervicales con las demás vértebras.
  2. Boca arriba: En este caso, lo mejor que puedes hacer es comprar una almohada que tenga un grosor y una firmeza intermedias, porque la parte del cuello que apoyarás será la nuca y es importante que las cervicales reposen sin problemas.
  3. De lado: Si duermes de lado, lo mejor es contar con una almohada que tenga un grosor y dureza media. Ten en cuenta que, durmiendo de lado, tanto una almohada muy dura como una muy blanda te obligarán a tener el cuello en mala posición.

 

Almohadas ortopédicas

Por último, puede que tengas problemas en las cervicales, y que necesites algo más específico para tu caso particular. Esto es habitual cuando llevas mucho tiempo durmiendo en malas condiciones o cuando has sufrido algún tipo de accidente o lesión.

En este caso, existen una buena cantidad de almohadas ortopédicas, llamadas almohadas cervicales, que pueden ayudarte a conseguir un sueño mucho más reparador, que es justo lo que necesitas.

Nosotros tenemos una completa guía de compra de almohadas cervicales donde recomendamos almohadas cervicales tanto para ayudar a tener un sueño más reparador sin más, como para que puedas solventar algunos problemas relacionados con lesiones.

 

Para terminar…

Por otro lado, también te recomendamos visitar algunas guías relacionadas con el sueño reparador que contamos en nuestra web. No son almohadas, pero sí te ayudarán a descansar mejor, que es justo lo que estás buscando:

 

Como puedes ver, elegir una buena almohada no es algo especialmente complicado. Si tienes en cuenta estos aspectos básicos, podrás descansar mucho mejor y, por lo tanto, tener un mejor estado de salud y más vitalidad durante el día. ¡Y eso será de gran ayuda en todos los ámbitos de tu vida!